Javier Jiménez Díaz Knowmada de la eSalud desde el periodismo

Amor, curiosidad, eSalud y knowmadas

Como si de una película se tratase, la eSalud está escribiendo el inicio de su propio guión, ese que vertebrará toda la historia de su futuro, de sus éxitos, que ya los hay y seguramente los habrá; y sus fracasos, que también existen y existirán si se quiere avanzar apoyándose en la propia experiencia.

Pero esta supuesta –o real- cinta todavía se encuentra en sus inicios y falta aún parte del proceso de producción para poder gritar a los cuatro vientos que tenemos película.

Precisamente en ese hipotético filme, que se podría llamar ‘Amor, curiosidad, eSalud y Knowmadas’ -por hacer un símil con la novela de Lucía Etxebarría posteriormente llevada al cine-, el perfil de los que tienen que ser los protagonistas empieza a estar muy definido: personas capacitadas para adaptarse a los cambios, migrar, modificarse y reciclarse de una forma rápida, sin mirarse el ombligo. En definitiva, knowmadas, pero de la eSalud, y no de de los que se lleva el viento.

Al evocador proyecto le falta escribir aún la parte complicada del guión para que los espectadores (los pacientes, los profesionales sanitarios, organizaciones y todos las personas susceptibles de recibir atención sanitaria) empiecen a disfrutar en masa de las ventajas que la tecnología aplicada a la salud puede aportar en la vida real. Una película que a muchos les puede parecer de ciencia-ficción, pero que muy pronto formará parte de los clásicos contemporáneos. O a eso aspiramos.

De momento tenemos claro las piezas fundamentales del ‘plot’. Tecnología aplicada a la salud que mejora la relación entre el paciente con el médico y con el resto de actores. Sin embargo, falta ver exactamente cómo lo hace cada uno. Lo que está claro es que en esta película el ‘casting’ busca actores que sean capaces de ser versátiles, adaptarse a los nuevos entornos y nuevos canales, y por supuesto, preparados para asumir y entender el cambio que se está produciendo en la sanidad, y en los actores, todoterreno, que la componen.

Mi proceso knowmada

Sin ser profesional sanitario, sin formar parte tampoco de una organización sanitaria, sí que considero que formo parte de un guión como el de ‘Amor, curiosidad, eSalud y knowmadas’. En parte porque desde mi profesión, la de periodista free independiente desde que dejé los medios de comunicación de motu propio ante la falta de libertad de los mismos, he sentido una curiosidad tremenda por la eSalud, la que defino y escarbo en ella todo lo que puedo desde mi blog.

Esta situación me ha hecho entrar en contacto con otros curiosos y obsesivos (como los personajes de la novela de Lucía) alineados conmigo. Pensar casi las 24 horas en clave TIC me ha hecho declararme un enamorado de la misma, de sus posibilidades y de su capacidad para trasformar el proceso sanitario y acercar al paciente, como nunca lo había estado, al profesional sanitario. Y por supuesto, viceversa. A pesar de que muchos todavía no se hayan dado cuenta. O no quieran afrontar la realidad dando la espalda a la misma.

Sería mi amor y mi curiosidad por la eSalud un amor a contracorriente, si no fuera porque he encontrado a otros actores que son capaces de adaptarse también al cambio, gestionar el nuevo entorno como si estuvieran en un entorno anterior, cuando no es así. Otros knowmadas como yo, deseosos de hacer funcionar la eSalud. Un grupo cada vez más unido, y cada vez más amplio, pero que aún necesita crecer mucho más. De ahí el interés por ‘rodar’ esta película.

Mi proyecto de eSalud

En esa película ficticia de la que hablo –que muy pronto puede ser real-, si fuera el director, tendría claro que el personaje principal es el paciente, despojando del rol principal a muchos intrusos o enchufados que en ocasiones lo obtienen. Eso sí, con una réplica necesaria e impresionante de profesionales sanitarios capaces de responder a todas sus necesidades con un montón de nuevas herramientas que previamente han usado y han validado junto a él. Profesionales capacitados, es el único requisito para formar parte del elenco.

Sin embargo, mientras que se acabe de gestar la cinta, lo más parecido a esa película que he visto hasta el momento en los tres años que llevo trabajando de lleno en el campo de la eSalud es eSaludKnomada, una iniciativa con la que me identifico, porque creo en la capacidad de despertar al knowmada que casi todos llevamos dentro, y formarlo, y ayudarlo, o como lo queramos a llamar, para que se adapte a las nuevas reglas del juego, en las que el paciente conoce el tablero igual o mejor que nosotros.

El casting para ser un knowmada de la eSalud está todavía abierto. Depende de ti si decides unirte al proyecto para ser el protagonista de tu propia película y participar en el desenlace de tu propio guión. Los espectadores vendrán solos. Estoy seguro de ello.

Javier J. Díaz

Opt In Image

Protección de datos: Odiamos el spam tanto como tú.

Javier Jiménez Díaz

Miguel Ángel Rizaldos, Psicólogo Knowmada
Encajando el puzzle de la eSalud