Hay solución ante el pesimismo que se ha instaurado en el sector sanitario

Contra el pesimismo sanitario

Cuando hablo con compañeros noto un pesimismo sanitario general. Yo mismo lo sufrí mucho tiempo. Pero creo que hay salida.

Hace ya unos años que los sanitarios descubrimos la palabra “recortes”. Pero ya antes, yo dejé la sanidad pública tras entender que su forma de funcionar y la mía eran incompatibles.

No tengo nada en contra del concepto de Sanidad Pública, pero sí de la realidad que yo me encontré:

Tras años de formación dura para llegar a ser médico y luego pediatra, cuando por fin empecé a trabajar en mi centro de salud de la ciudad donde nací, intenté hacerlo lo mejor posible. El resultado fue que los pacientes lo apreciaron. Tanto, que el primer invierno perdí 8 kg.

Todas las mañanas estaba viendo pacientes ya a las 8:00, no acababa antes de las 15:00, muchas veces sin salir ni para ir al baño… Y a las 15:00 quedaban pacientes sin ver y una sensación horrible de que había corrido más de la cuenta y que dejaba demasiados flecos sueltos.

Tras buscar soluciones e intentar negociarlas con la dirección, viendo que no había solución que dependiese de mí, ni capacidad o deseo de cambiar por parte de los gerentes, me marché.

Desde entonces los recortes se han generalizado y la situación ha empeorado aún más. Y lo que veo es un pesimismo sanitario generalizado.

¿Quiere eso decir que creo que mi solución al pesimismo sanitario es que todos salgan de la Sanidad Pública? No.

Podría decir, medio en broma / medio en serio, que creo que no va a hacer falta que se vayan porque los van a echar.

Pero la realidad a la que se enfrentan muchos de los compañeros que se formaron conmigo es de frustración e indefensión.

Algunos intentan seguir dando la mejor calidad que el sistema les permite, otros se rinden quedándose o saliendo de ahí.

¿Y cual creo que sería la solución al pesimismo sanitario?

Mi consejo para los que trabajan en la Sanidad Pública es “céntrate en la calidad”:

Por propia experiencia, nadie me obligó a correr más para poder atenderlos a todos cuando la demanda fue subiendo en mi consulta. Fui yo mismo y mi deseo de no dejar a nadie sin atender. Pero al final acabas corriendo demasiado, dejando flecos sueltos, y estamos trabajando con algo demasiado serio, la salud de los demás. Mi consejo es que si decides apostar por seguir ahí y hacer que la Sanidad Pública mejore te centres en la calidad. No esperes a que la “plataforma 10 minutos” logre su objetivo.

Implanta tú, de forma unilateral, la plataforma “calidad ante todo”: Eso significa que seas escrupulosamente puntual en la hora  de llegada y salida de tu trabajo, pero atiendas tan bien como puedas a los pacientes que puedas. Y a la hora de irte, a casa, y hasta mañana. Quién y cuándo atenderán a los demás pacientes no es algo a lo que debas dar respuesta tú, sino los gestores.

Cuando yo empecé a aplicar este principio y las reclamaciones llegaron a los gestores pidiendo más personal se lo expliqué claramente a mi Director de Distrito: “Yo estoy todos los días en la consulta a las 8:00, salgo a las 15:00 y en ese tiempo atiendo todos los citados y unos cuantos sin cita. Cumplo escrupulosamente mi contrato. Si llegan las 15:00 y quedan 12 niños sin ver en la puerta no es un problema mío, sino tuyo. Si crees que un pediatra debe atenderlos después de las 15:00 contrátalo.”

Y mi consejo para los que trabajan en la Sanidad Privada es “céntrate en la calidad”:

Sí, el mismo. Y es que no puede ser otro. Pero en la Sanidad Privada más aún. En la Sanidad Pública, si tienes una plaza en propiedad puedes “vengarte” de los gestores empeorando la calidad. Sé que no es la opción mayoritaria, pero conozco casos muy sangrantes. Si haces eso en Sanidad Privada estás muerto, porque si eres empleado te echan, y si tienes tu propia consulta no va nadie.

En Sanidad Privada, si trabajas con masificación porque has entrado en un esquema de bajos precios en el que necesitas ver muchos pacientes para que te salgan las cuentas, rompe el esquema. Te has equivocado. Ese sistema no te lleva a ningún sitio.

La respuesta es de nuevo implantar de forma unilateral la plataforma “calidad ante todo”: ¿De verdad no crees que hay gente dispuesta a pagar lo que vale por una asistencia de calidad? Pues creo que te equivocas. Te lo dice alguien con consulta en una de las zonas con más paro de España.

La cuestión para que funcione es que tu apuesta por la calidad sea clara y que se sepa que eres el profesional en tu área de influencia que apuesta por ella

Para eso hace falta que pierdas el tiempo en:

  1. Revisar por completo tu plan de negocio: Si es que lo tenías. A mí me resulta asombroso, pero hay gente que se hipoteca de por vida para hacer realidad un sueño de realización profesional sin antes hacer una sola cuenta.
  2. Modificar tus procesos asistenciales y de gestión de agenda:  Para eso el principal recurso es la gestión del tiempo y podemos obtener ventaja del uso de nuevas tecnologías de la información.
  3. Diseñar y desarrollar una estrategia consistente de Marca Personal en Internet: Porque es la plataforma de difusión más eficiente que existe en este momento. Gracias a esa difusión conseguirás que los pacientes dispuestos a pagar más por una asistencia de calidad sepan que existes y porqué lo que ofreces vale lo que pides.

Es un camino en el que puedes pedir que te acompañemos desde el Curso de eSalud Knowmada.

Di adiós al pesimismo sanitario y vuelve a descubrir tu vocación.

Opt In Image

Protección de datos: Odiamos el spam tanto como tú.

Jesús Garrido García

Pediatra autor de mipediatraonline.com , la web de divulgación en salud infantil destinada a los padres con más de 1millón de visitas al mes y más de 1.500,000 seguidores en FB.

Las herramientas que permiten estar en el móvil del paciente
El smartphone es la llave de la eSalud para los pacientes

Leave a Reply