eHealth, la óptica desde el punto de vista del profesional

EHealth: La óptica del profesional.

EHealth: Lo que puede aportar a un profesional en un relato que nada tiene de ciencia ficción. Todo lo que describo es factible.

Luis es especialista en Traumatología. Hace tan sólo un año que acabó la especialidad. Han sido 6 años de carrera. Uno para preparar el examen del MIR y 5 años más de especialidad. Nadie podría decir que es un novato, aunque es complicado que pueda tener una consulta privada en la que atiende solo pacientes privados. Sólo unos pocos traumatólogos de su ciudad, bastante más mayores que él, pueden permitirse ese lujo.

Pero Luis es algo peculiar. No proviene de una familia de sanitarios, con lo que no hay nadie que le oriente en su familia sobre el camino a seguir. Sin embargo todos en la carrera lo tenían claro:

“Hay que estudiar mucho, buenas notas para que luego en el MIR tengas una buena media, que con un gran examen te permita sacar plaza para la especialidad que te guste. Tras la especialidad, sustituciones hasta que salga una oposición. Y si la preparas bien y tienes bastantes puntos de tiempo trabajado, cursos, comunicaciones, artículos… sacarás tu plaza en la sanidad pública. ¡Y a vivir!”

Pero hace 4 años, tras sacar su plaza para hacer Traumatología (la especialidad que le gustaba), algo se torció. Lo llaman crisis. Y con la crisis han llegado los recortes. En su hospital han despedido a algunos traumatólogos que llevaban ya varios años como interinos. Y no es una excepción. Ha pasado en todos los hospitales del país y en todas las especialidades.

A otros no los han echado, pero les han hecho contratos por un 75% de jornada. Y todo eso con una bajada de sueldo nada despreciable.

El último año de residencia las listas de espera eran ya insoportables y les obligaban a atender en consulta un número de pacientes imposible…

El despertar

Así que hace dos años Luis tomó una decisión: “El camino marcado se ha hundido. ¡Tengo que construir el mío!”

En la Sanidad Pública no puedo hacer la Traumatología que quiero hacer, entre otras cosas porque ni siquiera me van a ofrecer un contrato.

Algunos de sus compañeros se han ido de España. Pero él se ha planteado algo diferente.

Se ha dado cuenta de que hay compañeros suyos que trabajan en el sector privado. Y no parece irles mal. Algunos se quejan de que con la crisis las cosas están más difíciles. Pero no tiene muy claro que estén peor que en la pública o si en realidad lo dicen para que no se anime nadie más a hacerles la competencia.

La cuestión es que sus compañeros que trabajan en sanidad privada venden las guardias de la pública para trabajar más fuera… ¿Porqué será?

El plan de negocio

Se planteó pasarse por las compañías de seguros a ver cómo va el tema.

Lo miraron de arriba abajo. Con la crisis les llueven los profesionales buscando una salida. Hicieron su oferta.

Pese a que a Luis nadie le ha enseñado nada de gestión, desde que se planteó que en la pública no tenía futuro ha ido entrando en blogs sobre emprendimiento (eHealth).  Ha ido aprendiendo conceptos básicos de contabilidad y plan de negocio en internet (eHealth). Con una hoja de cálculo que se descargó de uno de esos blogs (eHealth) ha introducido las cifras que le ha dado la aseguradora, ha hecho el balance de gastos de una consulta, cotizaciones e impuestos… ¡Y los números no salen! Para ganar lo que en la pública, tendría que ver aún más pacientes que en la imposible consulta donde acabó la residencia. Lo único en lo que puede ganar dinero (y no mucho) es operando. Y tampoco está dispuesto a meter a cualquier paciente que caiga en sus manos en un quirófano sólo por facturar…

Un cambio de óptica

Hace dos años, mientras algunos de sus compañeros afinaban los idiomas para salir de España en cuanto acabasen la especialidad y otros hacían méritos para que alguno de los adjuntos más mayores que trabaja en la privada les hiciese un hueco como colaborador, Luis empezó a escribir un blog (eHealth).

En él empezó a escribir artículos con las mismas explicaciones que daba a los pacientes en la consulta. No sería por falta de ideas. Con el volumen de pacientes que atendía, tenía temas infinitos y muchos de ellos los había explicado tantas veces que era sólo cuestión de ponerse delante del ordenador y empezar a teclear.

Poco a poco el blog fue creciendo.

Se decidió a alquilar una consulta y hablar con algunos de sus compañeros, un anestesista, un enfermero y un fisioterapeuta.

Y formaron un equipo. Ellos también empezaron a escribir en el blog (eHealth).

Temían que los pacientes no les encontrasen. Pero para cuando acabó la residencia tenían cientos de visitas en su web a diario. De los que decenas eran de la provincia donde vivía (eHealth).

Escogió una gama definida de patologías en las que se especializó. Generó contenidos sobre esos temas explicando porqué usaba una técnica y no otras alternativas.

Para entonces, cuando escribían Traumatólogo, su ciudad, una de sus patologías, aparecía una y otra vez en la primera página de resultados de Google (eHealth).

Habilitó un sistema de consulta online (eHealth) a través del que contestaba a los pacientes que le planteaban dudas sobre sus problemas de las patologías en las que se ha especializado. La consulta online es barata, pero no gratis. Para que no le bombardeen sólo por preguntar y los pacientes valoren su esfuerzo.

Tras llevar un tiempo atendiendo la consulta online se decidió y llegó a un acuerdo de mínimos con una policlínica para alquilar la consulta a porcentaje y un hospital para poder operar. No habló con las aseguradoras. Empezaría sólo con pacientes privados.

Mientras, como sus compañeros iba haciendo sustituciones en la pública.

En su web publicitó un servicio extraño:

Atención de traumatólogo a domicilio (para seguimiento postoperatorio, infiltraciones paliativas…). Su amigo anestesista empezó a hacer tratamiento del dolor a domicilio. El enfermero revisaba las heridas post-quirúrgicas y el fisioterapeuta hacía la rehabilitación tras las operaciones en la casa del paciente de forma precoz.

Si en cualquier momento el paciente veía un cambio adverso en su evolución o tenía una duda antes o después de la intervención, podía consultar a cualquiera de los miembros del equipo a través de internet (eSalud) y todo quedaba registrado en una historia común (eHealth) a la que el paciente tenía acceso.

En el diario de esa historia, el paciente puede escribir cómo se siente, la medicación que ha necesitado tomar y cómo lleva el dolor (el anestesista valora si es preciso visitarlo, cambiar la medicación o su dosis) y puede almacenar una fotografía diaria de la herida que el enfermero ve y le comenta hasta que se cura del todo.

El fisioterapeuta usa la historia para hacer el seguimiento de la evolución y pautarle ejercicios nuevos según su estado y para concertar la siguiente revisión/sesión a domicilio (eHealth). Hasta que el paciente recupere el máximo de funcionalidad.

Hace meses que Luis decidió no coger el teléfono cuando le llamaron del servicio de contratación del Hospital. Era 23 de diciembre y como otros años le llamaban para ofrecerle sustituir las guardias del 24 y el 31 de diciembre. Contratándolo el día de la guardia y despidiéndolo el siguiente.

Puedes cambiar el chip: Las nuevas tecnologías hacen visibles a los profesionales que están dispuestos a ofrecer servicios totalmente rediseñados buscando la mejor opción para que el paciente recupere su salud.

Podemos enseñarte a aplicarlo en tu especialidad para que te conviertas en un Knowmada de la eSalud.

Opt In Image

Protección de datos: Odiamos el spam tanto como tú.

Jesús Garrido García

Pediatra autor de mipediatraonline.com , la web de divulgación en salud infantil destinada a los padres con más de 1millón de visitas al mes y más de 1.500,000 seguidores en FB.

El smartphone es la llave de la eSalud para los pacientes
Redes sociales en eSalud. No es cuestión de sí o no, sino de cómo.

Leave a Reply